Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio » Topics » INSAM homepage texts from 2002 onwards (also in Spanish and some in Farsi) » INSAM home page julio 2012
INSAM Navigation
 

INSAM home page julio 2012

Última modificación 01/10/2012 09:31

INSAM - International Society for Agricultural Meteorology. Translated by Roger E. Rivero Vega.

Estamos tan habituados a usar ciertas terminologías que a veces olvidamos lo que actualmente significan o deberían significar. Me he tropezado con un ejemplo simple que creo es importante compartir con ustedes. Resulta que tuve que evaluar el texto de un cuestionario en algún lugar de África, y que comenzaba con el título “Aplicación del tiempo y el clima para la mejora en la toma de decisiones en la agricultura... “. Leí esto varias veces y me pregunté si realmente estamos “aplicando el tiempo y el clima”. Yo pienso que no. Quería proponer cambiar esto a “Aplicación de la información sobre el  tiempo y el clima para la mejora en la toma de decisiones en la agricultura...”. Eso me sonaba más lógico, pero entonces me pregunté si los pequeños agricultores (e inclusive aquellos granjeros con mayor formación educacional) estarían felices con solo recibir información. ¡Sentía que nosotros podíamos hacer cosas mejores que esta y que me gustaría saber que haría la diferencia si hiciéramos mejores cosas!

Tiene sentido primero hacer algunas distinciones entre información, consejerías y servicios del tiempo y el clima. A mi parecer, la información sobre el tiempo y el clima es pasiva en el sentido de que no hay indicaciones sobre cómo la información brindada puede ser utilizada. Los pronósticos del tiempo y las predicciones climáticas crudas, sin procesamiento o valor agregado adicional, son ejemplos de esta categoría. Las informaciones con recomendaciones sobre cómo utilizarlas, o diseñadas de un modo más adecuado a las necesidades de los usuarios, pueden ser denominadas consejerías. Pero no involucran todavía el diálogo entre los emisores y los receptores. En los Estados Unidos, una consejería es solo un anuncio oficial o una advertencia, mientras que en la India es una recomendación que, sin embargo, no es ni compulsoria ni obligatoria. Establecer tales consejerías con los agricultores en el campo serían llamados servicios. Entonces tendríamos diálogos entre los agricultores y los extensionistas. Los agricultores serían asistidos para ejecutar las consejerías (estableciendo los servicios) en sus campos, conjuntamente con intermediarios extensionistas y/o granjeros facilitadores que habrían sido debidamente entrenados sobre cómo llevar a cabo estas tareas.

Existen básicamente, en nuestros campos de trabajo con agricultores pequeños escasos de recursos, servicios agrometeorológicos y agroclimáticos que deberían ser implementados en los campos de tales agricultores, con intermediarios extensionistas y granjeros facilitadores bien entrenados (teniendo en mente la posibilidad de elevar las acciones a escala comunitaria). Estos servicios son entonces consejerías agrometeorológicas aceptadas en su forma más amigable al cliente por estos agricultores y moldeadas por ellos a lo que puede ser realmente aplicable en sus tierras. Estos servicios serían de esta manera conjuntamente validados por granjeros y extensionistas. Lo mismo es aplicable a otros campos de las ciencias agrícolas aplicadas.

La forma en que actualmente llevamos las predicciones climáticas hechas para tres meses mediante “ensembles” por la NOAA a tales grupos de granjeros en Indramayu, Java Occidental, es una información de tal tipo amigable al cliente que pudiéramos llamarla una consejería agrometeorológica.  En ellas tratamos de derivar el comienzo probable de la estación de lluvias y también indicar si puede esperarse que la estación seca sea normal. Sin embargo nuestra consejería sigue siendo cualitativa, basada en la información sobre predicción climática cruda que recibimos de la NOAA. Por ejemplo, dos consejerías recientes para nuestros granjeros (comienzos de enero y de febrero 2012) dicen:

“Para los próximos tres meses se esperan lluvias superiores a lo normal en enero y febrero. Es posible que estas se reduzcan a solo algo por encima de lo normal en marzo. A esta altura se espera una estación seca normal más tarde en el año”.

Y,

“Las lluvias por encima de lo normal en los primeros dos meses de 2012 se reducirán en marzo y abril para llegar a cerca de lo normal en mayo. Se sigue previendo que la estación seca será normal.”

Naturalmente estos mensajes tienen que ser traducidos en Bahasa Indonesia antes de ser enviados vía SMS a los agricultores en cuestión. ¿Y cuándo tales consejerías se convierten en servicios agroclimáticos? Siempre que es posible visitamos conjuntamente estos grupos de agricultores y a menudo están presentes los oficiales extensionistas. Mi contraparte indonesia, Profesor antropólogo Yunita T. Winarto, y sus estudiantes los visitan todos los meses. Cuando discuto tal consejería con estos granjeros, y ellos pueden hacerme preguntas relacionadas con la comprensión y uso de estas consejerías relativas a predicciones climáticas, o incluso cuando esto es hecho a través de mi contraparte mientras me encuentro en otro continente, la consejería agrometeorológica ha adquirido la forma de un servicio agrometeorológico.

La Segunda Parte de mi libro “Applied Agrometeorology”, cuyos contenidos pueden ustedes encontrar en este propio sitio Web  (http://www.agrometeorology.org/topics/books-in-agrometeorology/applied-agrometeorology) tiene ejemplos de tales servicios agrometeorológicos y de cómo fueron establecidos en la práctica. Está claro que los servicios nunca pueden ser establecidos sin la disponibilidad y la presencia de intermediarios extensionistas y/o agricultores facilitadores. Si ellos no están suficientemente bien entrenados, pueden organizarse temporalmente “Talleres de Ciencia en el Campo” para el encendido de tales mecanismos de extensión mejorados (ver también mi columna de diciembre 2011).

Lo que actualmente hacemos es enlazar  los productos agroclimáticos basados en la ciencia y la solución de problemas en el entorno de la producción agrícola por variadas categorías de agricultores y extensionistas. Esto contribuye particularmente a elevar la aplicabilidad operacional de las ciencias del tiempo y el clima así como de varios campos de las ciencias agrícolas. Esto debe ser visto como una contribución a la ciencia en sí misma.

Aquellos que desean establecer servicios meteorológicos y/o climáticos en una u otra forma en actividades sociales relevantes deben estar alertas para no confundir estos servicios con información y/o consejerías. Al igual que con muchos servicios gubernamentales o comerciales, establecerlos realmente con los beneficiarios demanda mucho de aquellos que tratan de implementarlos. En agricultura esto demanda el entrenamiento de los intermediarios extensionistas y conlleva el llevar nuevo conocimiento a los agricultores.

Agradezco a Gugu N.C. Zuma-Netshiukhwi, promotora en la Universidad del Estado Libre, Bloemfontein, Sudáfrica, por los debates sostenidos sobre estos temas.

PS. Acabo de ver el gran trabajo de información hecho por el IRI y los servicios meteorológicos etíopes:

  http://iri.columbia.edu/features/2012/a_model_for_improving_climate_services_in_africa.html

Este es un gran ejemplo de cómo hacer disponible datos en la mejor forma posible, pero aún en esta forma el resultado es solo información. En el enlace mostrado relativo a esta información extremadamente útil, pueden hallarse ejemplos de cómo esta información es y puede ser transformada en consejerías y servicios.

Acciones de Documento
  • Share on Facebook
  • Enviar
  • Imprimir