Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio » Topics » INSAM homepage texts from 2002 onwards (also in Spanish and some in Farsi) » INSAM homepage decembre 2007
INSAM Navigation
 

INSAM homepage decembre 2007

Última modificación 23/12/2007 14:45

Spanish version of INSAM homepage (decembre 2007). Translated by Roger E. Rivero Vega

¿Por qué practicamos la agrometeorología? ¿Para ocuparnos y divertirnos con la comprensión de la relación entre tiempo/clima y la producción agrícola en el sentido más amplio, usando todo tipo de metodologías interesantes? ¿Mientras que queda para otros el usar de alguna forma el conocimiento así obtenido? ¿O queremos tratar de crear por nosotros mismos, mediante las aplicaciones agrometeorológicas, una diferencia en las condiciones de subsistencia y vida de los agricultores y otros productores de fibra y alimentos?

Yo pertenezco a esta última categoría desde que pasé de la física a las ciencias medioambientales, sus aplicaciones a la producción de alimentos y fibras y las condiciones socioeconómicas en que estas se realizan. Pero en cuanto se toma esa opción, surgen las preguntas sobre dónde comenzar, cómo construir sobre el conocimiento ya existente, dónde extender este en la dirección de resolver los problemas, qué problemas priorizar y cómo involucrarse en la solución de esos problemas mediante el uso de la agrometeorología.

Y al final tenemos que mirar hacia los problemas de la diferenciación entre los granjeros y el escalamiento hacia arriba de la solución y aquellos relacionados con la selección de aliados, en nuestros campos de trabajo, en financiamiento, pero también hacia los ambientes sociales en el que los productores operan, para servir a más que a un grupo azarosamente seleccionado. Con las preguntas eternas subyacentes de ¿"por qué debemos nosotros con tan poco generar una diferencia real”? y ¿"por qué somos nosotros una corriente subyacente”?. En esta página central coloco esto de nuevo en un contexto más amplio, internacionalmente debatido en la actualidad.

Arribé a los pensamientos precedentes después de leer en el "International Herald Tribune" del 16 / 17 de junio, el artículo de Joe Nocera sobre "Reparando África: El viejo intento corporativo". Soy un gran admirador del Profesor Jeffrey Sachs, el economista del desarrollo y director del Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia. Considero su libro "El fin de la pobreza. Posibilidades económicas para nuestro tiempo" (Penguin / Allen Lane, 2005) una historia sobre esfuerzos válidos para el Premio Nóbel de Economía si no el de la Paz. Las preguntas básicas formuladas por Nocera en su acercamiento al problema que me gustaría resumir son los relativos a escala, durabilidad y de un entorno socio-político / económico habilitador.

¿Si por ejemplo tomamos los proyectos pilotos Villas Milenio en que está involucrado Sachs, en villas pobres africanas de países con gobiernos relativamente estables y trabajo, qué significa esto para África en su conjunto, si es que significa algo? Las mismas preguntas podrían plantearse con respecto a los proyectos pilotos que el gobierno holandés financia y expande actualmente con varios socios en la región de los grandes lagos africanos. Todos tienen una fuerte componente relativa al mejoramiento de la fertilidad de los suelos y muchos tienen componentes de aforestación y agroforestales en laderas y tierras con pendientes marcadas y susceptibles a la erosión.

También nos hemos hecho las mismas preguntas cuando estábamos haciendo los proyectos agrometeorológicos a pequeña escala que ganaron premios el año pasado en el concurso del INSAM sobre mejores ejemplos de servicios agrometeorológicos y proyectos similares en otras partes de África. Los proyectos pilotos que comenzaron hace mucho en Malí sobre intercambio de información agrometeorológica entre un grupo de especialistas en agrometeorología de los Servicios Hidrometeorológicos Nacionales e intermediarios y extensionistas son otro ejemplo. ¿Trabajan hasta el límite de lo posible, y qué? Han mejorado las condiciones de producción de los grupos escogidos de granjeros marginales, pero extender esto a escalas mayores a menudo no estaba en manos de los agrometeorólogos. ¿Es esta la manera de proceder? Hay otras maneras, tales como las escuelas de campo a escala superior (vea nuestra página central anterior sobre ¿Escuelas Climáticas de Campo en Indonesia)?

Sachs piensa que el Occidente necesita gastar sumas masivas de dinero para simultáneamente controlar las enfermedades, mejorar la agricultura, crear mejores escuelas, y construir una infraestructura en África. Si eso puede ser hecho, en su opinión, el crecimiento económico se asentará al fin en África. Concienzudamente criticó a los países del Grupo de los Ocho (G8) por romper hasta ahora sus (recientemente reiteradas) promesas, porque es de allí de donde la mayor parte del dinero debería venir después de que las corporaciones que iniciaron el financiamiento se hayan retirado o estén solo manteniendo sus proyectos pilotos.

La conclusión de Nocera es que los experimentos van bien, aún constituyendo solo gotas en un necesario balde, y deben continuarse incluso aunque no estemos seguros si una extensión a mayores escalas tendrá éxito. El año pasado Cabral et al., en Perspectivas de los Recursos Naturales 101 de la ODI, argumentó que los proyectos pilotos de las Villas Milenio eran útiles en atraer la atención sobre el limitado proceso inversionista en áreas rurales, donde radica aún la mayoría de los pobres, y que este cianotipo necesita aún enlazarse con los mercados, con la priorización de la política en las esferas económicas, sociales y medioambientales y con aspectos de la asimilación de la ayuda externa. Ellos eran de la opinión de que los proyectos requerirán intervenciones secuenciales cuidadosas mientras que un fuerte sentido de propiedad sobre dichas intervenciones es requerida a todos los niveles, previniendo su captura por la élite y la exclusión económica y social.

Yo agrego que el escalamiento a niveles superiores y la diferenciación en la evaluación de necesidades son ahora prácticas conocidas y necesidades que deben ser probadas en experimentos extendidos que deben ser financiados por el G-8. Los factores más importantes e inseguros, sin embargo, tendrán que ver con el apoyo a los aliados socio-políticos para crear y mantener en gran escala el ambiente habilitador. Este ha fallado demasiado a menudo en indecisos esfuerzos bien intencionados.

Las ONG y gobiernos, sociedades civiles y los que trazan políticas y estrategias actuales nos requerirán más que nunca como científicos para conectar evaluaciones mejoradas de las necesidades con mejores productos en forma de servicios basados en comprensión de (1) estrategias de adaptación todavía parcialmente operacionales, (2) ambientes estratégicos basados en la ciencia y por último, pero no menos importante (3) opciones en nuestras ciencias aplicadas en condiciones de campo. ¡Encontremos las dificultades mediante nuestro quehacer! ¡Cambiemos nuestra ciencia aplicada!

INSAM puede ser tu plataforma. Alcanzamos ya los 900 miembros y queremos más.

Kees Stigter

Acciones de Documento
  • Share on Facebook
  • Imprimir