Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio » Topics » INSAM homepage texts from 2002 onwards (also in Spanish and some in Farsi) » INSAM homepage junio 2007
INSAM Navigation
 

INSAM homepage junio 2007

Última modificación 21/06/2007 19:51

Spanish version of INSAM homepage (junio 2007). Translated by Roger E. Rivero Vega

En su famoso y vendido libro de comienzos de la década del cincuenta "Los filósofos mundanos," sobre la "economía del pan nuestro de cada día," Robert Heilbronner distinguía entre la corriente principal de las ciencias económicas y la corriente subyacente de la economía. Explicó que la complacencia de la corriente principal del mundo científico de la economía al principio del siglo veinte era de hecho una gran tragedia intelectual.

La corriente subyacente tenía en ese tiempo un punto de vista mucho menos optimista y mucho más realista de los desarrollos de la economía mundial así como mucha más atención a la ausencia de justicia social. Si los académicos de aquel tiempo hubiesen pagado más atención a esta corriente subyacente, quizás las grandes calamidades de la primera mitad del siglo veinte se hubiesen podido prevenir. En la corriente principal no había ninguna previsión de preparación para los cambios sociales radicales que se estimaban necesarios. Esto nos enseña que los conservadores no pueden ignorar tales ideas, dice Heilbronner, sin consecuencias serias.

Esto suena muy familiar. Uno podría preguntarse si cien años más tarde no debemos tratar de aprender de ello en la situación presente de nuestro ambiente general y agrícola. Es verdad que somos testigos de que la corriente subyacente de la ciencia aplicada con respecto a las advertencias sobre el calentamiento global y el cambio climático se está haciendo parte de la corriente principal, pero en lo que respecta a la preparación para cambios sociales radicales hay apenas un comienzo.

En la meteorología agrícola, la corriente principal de la ciencia aplicada es un balón que ahora por lo menos alimenta por su salida sistemas de apoyo de acciones agrometeorológicas generales para reducir los impactos de los desastres. Estos sistemas de apoyo consisten principalmente de supervisión, mapeo y regionalización, alertas tempranas, pronósticos y predicciones, análisis cuantitativos orientados, recomendaciones generales asociadas al estado del tiempo, metodologías en uso incluyendo software y simulaciones, y metodologías analíticas para la cuales se busca un problema que estas puedan ayudar a resolver. Estas acciones son la proporción principal de nuestras buenas intenciones de asistir en la mitigación de impactos de los desastres y en el desarrollo de sistemas de apoyo mejor definidos en otras aplicaciones del mundo real. Sin embargo, lo que la corriente principal no toma en cuenta es la corriente subyacente de la agrometeorología aplicada: las bases de datos, la investigación, la educación, el entrenamiento, la extensión y las estrategias usadas y llevadas a cabo. Con una tasa incrementada de aplicación en el mundo en desarrollo, con sus desastres climáticos y meteorológicos más abundantes y sus ambientes más amenazados, la definición de la agrometeorología se ha ampliado. Sociedad y economía no son meteorología agrícola pero consecuencias y uso (¡es decir manejo!) de agua, radiación, calor y aire en la sociedad y la economía, en lo que al ambiente de la producción agrícola concierne, lentamente se transformó en la corriente subyacente de la meteorología agrícola.

Traducido a países más pobres, los aspectos socio-económicos (por ejemplo) del regadío, almacenamiento, sistemas agroforestales, inundaciones, sequías, erosión y desertificación, heladas, protección del viento, condiciones de crecimiento artificial simples, extensión agrometeorológica, agricultura sostenible y los ingresos de los agricultores relacionados se transformaron después de todo en prioridades adicionales en la corriente subyacente de la meteorología agrícola aplicada.

Los esfuerzos de investigación en África, China e India que acaban de ganar los premios y menciones honorarias en el concurso del año pasado del INSAM relativo a los mejores ejemplos de servicios agrometeorológicos a granjeros o instituciones gubernamentales, son ejemplos de esto (vea el enlace "Agromet Market Place").

Los servicios agrometeorológicos deben eliminar ataduras y constreñimientos bajo las condiciones de vida de las diversas categorías de granjeros. Deben preparar estos granjeros para el uso del clima así como para el cambio climático y sus consecuencias dadas por más y más severos eventos extremos.

Y es aquí donde con el tiempo los problemas más grandes han ocurrido. En la agricultura occidental de los países desarrollados, actualmente casi sólo quedan granjeros relativamente bien educados. Estos pueden absorber información nueva que más y más se vuelve disponible comercialmente. La situación de los países en desarrollo es muy diferente. Sólo una minoría de granjeros ricos pueden ser comparados con aquellos del mundo occidental desarrollado, la mayoría de los granjeros son pobres y tienen relativamente poca educación formal. También tienen menos poder económico, político y social. Las evaluaciones de sus necesidades en un proceso participativo bajo tales condiciones son sólo una parte inicial de la corriente subterránea de la agrometeorología aplicada.

En la nueva Guía de Prácticas de Meteorología Agrícola, un último Capítulo por Roger Pulwarty y colaboradores ahora está disponible (vea de nuevo bajo "Agromet Market Place"). Está en el epígrafe "Comunicando información agroclimatológica, incluyendo previsiones, para decisiones agrícolas" e identifica las necesidades de cómo manejar tales problemas. La investigación "en-granja" será la base de esta aproximación.

La corriente principal de la ciencia ambiental haría mucho mejor que la economía del siglo anterior si fuese más allá del mayor desarrollo de los sistemas de apoyo de acciones, hacia el ayudar realmente a resolver los problemas en acción. Los desarrollos en las investigaciones sobre Agricultura Sostenible de Bajos Insumos (LEISA) de los últimos veinte años muestran qué es posible si las normas y valores en la ciencia muestran un cambio de paradigma hacia el valorar las cuestiones básicas en la corriente subyacente: evaluaciones realistas del ambiente y la toma en cuenta de las consideraciones y peticiones de la gente pobre. Se requieren cambios sociales y económicos radicales en los países desarrollados y en desarrollo al tratar de ambos aspectos.

Si sientes que la corriente subyacente de la agrometeorología aplicada debe influenciar más la corriente principal de la agrometeorología, conviértete en un miembro de INSAM, libre de cargo y deja que tu voz sea escuchada. Todavía puedes también convertirte en un miembro fundador y también quisiéramos disponer de más miembros fundadores corporativos.

Acciones de Documento
  • Share on Facebook
  • Imprimir